VIAJES

2 días en Estambul (II)

Tiempo de lectura: lo que tardas en escuchar esta canción

Día 2

Amanece en Estambul y despierto después de una noche de sueño profundo. ¿No te pasa que cuando viajas es cuando mejor duermes? ¿Será por todo el pateo? ¿O por el agotamiento mental de tanta información nueva? Será todo junto.

Nos vestimos y bajamos a la recepción, donde está Memo, uno de los simpáticos recepcionistas del Hostal y nos prepara un rico desayuno turco para cargar las pilas y seguir nuestra ruta. Por cierto, para beber me pedí un té de banana y, sorprendentemente, estaba rico. Esa era una de esas cosas raras que me da por probar y que no sé nunca cómo van a resultar. Esta vez fue un acierto. 🙂

En nuestra Second Home

Hoy salimos a pasear y a disfrutar de la ciudad sin mirar el GPS, ya nos encontraremos cosas a nuestro paso. Así nos encontramos The Milion Monument, que era el punto de partida de la gran vía romana Via Egnetia que llevaba a las ciudades europeas y era el punto de referencia para medir todas las distancias desde él. En el suelo hay listones de madera con algunas de las ciudades del mundo. Nos inventamos un juego: vamos caminando con los ojos cerrados por encima del camino de listones y la ciudad que pises cuando pares es tu próximo destino de viaje. ¿Tú también te inventas juegos cuando viajas?

Mi próximo destino será Monrovia o Budapest

Seguimos caminando y nos encontramos con edificios pintorescos a nuestro paso. Es lo que pasa cuando dejas de seguir el GPS y te centras en caminar por donde te lleve el viento. Descubres cosas que de otra forma no verías.

Por casualidad llegamos a la mezquita de Nuruosmaniye. El guarda, muy majo, nos pregunta de donde somos y le decimos que españolas y al instante grita: “¡toros!”. Hasta en Turquía nos conocen por los toros…

Cuando salimos, nos encontramos con el bazar de libros y llegamos a la Universidad. Me acuerdo de mi época en la uni. ¡Qué tiempos aquellos! Preguntamos a una chica cómo se va a la mezquita de Solimán, porque allí los baños son gratuitos y están muy bien (siempre viene bien saber dónde hay un buen baño. Cuando estuve de Erasmus en Leipzig siempre me decían que tenía que hacer una guía de los mejores baños de Alemania, porque me los conocía todos, jaja).

Se nos ha abierto el apetito y decidimos comernos un bocata de dorada. No estoy convencida de que me vaya a gustar, porque no soy muy amante del pescado y menos en un bocata gigante, pero la verdad es que está bueno y las vistas al Bósforo mejoran la experiencia.

Hace poco nos dijeron que “la comida va al estómago, pero el dulce va al alma”, así que nos vamos en busca de nuestro dulce que haga redonda esta comida y acabamos comiendo un variado de dulces turcos con pistachos, almendras y miel, muuuucha miel.

Por la tarde cogemos el metro que nos lleva a la plaza Taksim. En el centro de la plaza hay un monumento dedicado a la república turca en el que aparece Atatürk, el fundador y primer presidente de la república. Los turcos sienten auténtica admiración por él, verás su cara y su nombre por todas partes.

Bajamos caminando por la famosa calle Istiklal. A izquierda y derecha tienes tiendas y restaurantes y, aunque es muy ancha, verás que siempre está llena de gente. Por el centro de la calle pasa un tranvía rojo al que algunos skaters se enganchan para ir más rápido.

En mi lista de cosas por hacer estaba comerme un dondurma, un helado que te sirve un peculiar heladero turco con chaleco y su buen mostacho. Tienes que vivir la experiencia de pedir uno, ya me contarás. 😛

Esta noche cogemos el bus nocturno para ir al centro del país, a Capadocia.  Aún tenemos que comprar los billetes y nos han recomendado la compañía Metro y allá que vamos, pero… ¡no quedan billetes! Seguimos intentándolo en otra oficina y en otra y por fin en la última nos dicen que tienen huecos libres a las 22:00. Cogemos ese sin dudarlo.

Mientras llega la hora, tomamos algo en la terraza de un centro comercial, vemos el atardecer mientras nos ponen música español y cantamos.

Salimos a la calle y no sabemos hacia dónde está la estación de autobuses. Preguntamos en la calle y nos dicen que debemos coger un minibús que nos deja en la puerta. Más adelante preguntamos a unos chicos que pasan y se ofrecen a acompañarnos a la parada del minibús. ¡El minibús no llega y se acercan las 22:00! Vemos a otro chico que pasa y le preguntamos, nos dice que él nos acerca en su coche. No lo pensamos y nos vamos con él. Nos deja en la puerta trasera de la estación de autobús, solo tenemos que pasar la valla. Cruzamos, pero nos encontramos en unas calles con gente que no quisieras encontrarte a solas por la noche. También hay mucho policía vigilando. Parece que estamos en un videojuego de atrapar al personaje chungo. Es muy raro todo. Menos mal que el policía nos indica por donde se tiene que ir. Llegamos a la estación y el sitio es un caos. Nadie sabe dónde está el autobús ni dónde va a parar. Un señor de la compañía nos dice que no hay problema, que nos esperemos ahí quietecitas que ya vendrá.

Este es el videojuego del que te hablaba XD
Imagen: https://pixelretro.com/products/hogans-alley

Al final llega y nos vamos. Estoy tan cansada que lo último que veo son las lucecitas de miles de kilómetros de coches que se desplazan esa misma noche delante de nosotros. ¡Buenas noches!

👉 Aquí tienes el mapa de los lugares que visitamos.

*Si piensas reservar tu alojamiento con Booking, puedes hacerlo desde este enlace. A ambas nos darán un premio de 15 €. 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *