LIFESTYLE

10 trucos para viajar de forma sostenible

Tiempo de lectura: lo que dura la canción "Otra forma de vivir" de Joan Dausà. ¿Te suena de algo?

Cuando viajas a un lugar muy turístico te das cuenta de la cantidad de personas que vivimos en el planeta. Una de las cosas que pienso cuando veo a tantas personas juntas en un mismo lugar es en toda la basura que se genera ahí. Eso me pasó, por ejemplo, cuando entramos a las mezquitas en Estambul. Tienes que descalzarte y coger una bolsa de plástico para meter los zapatos. Cuando sales, te pones los zapatos y tiras la bolsa. ¿Sabes cuántas personas pasan por aquí? Alrededor de 40 millones de turistas por año visitan el país. Intentas calcular e imaginarte el volumen de basura que se genera y te ahogas en el plástico que eso supone.

Según datos del INE, cada persona genera aproximadamente 1 kg de basura al día. Imagina la cantidad de basura que supone si multiplicamos esto por todas las personas del mundo y por los años que vivimos. Eso es mucha tela. Para combatir este impacto medioambiental, ha surgido el movimiento zero waste (residuo cero en español), que pretende evitar que generemos más desechos implementando en tu vida un consumo consciente y aplicando la regla de las 7 erres. Conocemos de sobra las 3 erres (reducir, reutilizar y reciclar), pero para adoptar un estilo de vida más consciente es necesario añadir estas 4 erres más (reflexionar, rechazar, reducir, reparar, reutilizar, reciclar y resistir).

Hace poco hemos viajado durante un mes seguido y nos hemos parado a reflexionar sobre nuestros hábitos y sobre lo que hemos hecho mal y ha acabado produciendo más basura de la necesaria. Al final hemos dado con unos cuantos trucos para los próximos viajes. Aquí tienes unos cuantos:

1. Bolsa de tela y bolsas de rejilla para comprar en el súper.
Esta costumbre la tengo muy interiorizada ya y siempre que viajo, me llevo mi bolsa de tela y alguna bolsa de rejilla por si se presenta la ocasión de comprar fruta u otro producto a granel. En alguna ocasión me han colado una bolsa de plástico, pero la he reutilizado para hacer otras compras o para meter la ropa sucia.

2. Botella de agua reutilizable.
En el último viaje se me olvidó la botella de agua, así que tuve que comprar agua embotellada. Aunque reutilicé varias veces las botellas de plástico, me di cuenta de la cantidad de basura innecesaria que hice por no llevar conmigo una botella reutilizable. Las hay de cristal, de acero inoxidable, de silicona y también las he visto de bambú.

3. Gel y champú sólido de casa.
Cuando vamos a un hotel o a un apartamento, lo más frecuente es que nos encontremos con sobrecitos de gel y champú. Esto supone que cada vez que nos duchemos, tiramos uno de estos sobres y generamos basura. Si lo llevamos de casa, estamos evitando esta basura y si es sólido, nos evitamos además el envase de plástico.

4. Cubiertos reutilizables.
Nos dimos cuenta de que necesitábamos un bol y una cuchara para los desayunos o las cenas en el hotel, porque no íbamos a hacer todas las comidas en restaurantes 💸. Así que tuvimos que comprar unas cucharas desechables que utilizamos durante todo el mes. Y para tener un bol lo que hicimos fue comprar un yogur grande para poder reutilizarlo como un bol. Este problema no lo tienes cuando te alojas en un apartamento, porque generalmente tienes vajilla y cubiertos, pero en nuestro caso nos quedamos la mayoría de veces en hoteles, así que, bueno, hemos aprendido del error.

5. Pan y dulces de panadería en lugar de supermercado.
Los dulces del supermercado, además de estar malos, van envueltos en miles de plásticos. En un paquete hay más basura que comida. Así que una opción mejor es comprar los dulces en la panadería. Seguramente allí te lo envuelvan en una bolsita de papel o si te lo vas a comer en el momento, ni eso. Seguro que estará más rico y habrás evitado generar un montón de basura.

6. Fruta.
La fruta siempre es la mejor solución. Es sana y viene en su envoltorio natural. Si compras plátanos, piña o manzana (or whatever), puedes pesar la fruta y pegar la etiqueta directamente sobre ella.

7. Cucurucho en lugar de tarrina.
Así evitas desechar el recipiente. Y ya si llevas tu propia cucharita y avisas al heladero de que no necesitas, estarás evitando generar más basura. Lo mismo para la granita (o granizado), puedes rechazar la pajita y llevar la tuya propia, las hay de bambú y de metal.

8. Crema solar biodegradable.
No solo el plástico es dañino para el mar, las cremas solares que utilizamos también afectan a la flora y la fauna marinas.

9. Déjate de souvenirs.
Puede que tus amigos y familiares me maten porque a partir de ahora se van a quedar sin regalitos, pero creo que a la mayoría le da igual el imán que le traigas y tiene todas las papeletas de convertirse en basura. A menos que sea un coleccionista de imanes y estés totalmente segura de que les va a encantar, yo no me gastaría dinero en los típicos recuerdos.

10. El décimo truco te lo dejo a ti, que seguro que tienes alguno que me ayude en mi próximo viaje. 😊

Esto es un aprendizaje constante y debemos poner en práctica todo lo que vamos descubriendo, porque solo así convertiremos la teoría en un hábito y tendrá un impacto positivo en el medioambiente. Todavía nos queda mucho por mejorar, pero considero que lo importante es reflexionar y tener presente lo que podemos hacer y aplicarlo a partir de ahora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *